Psicología 2

16 0

Estereotipos Sociales

Son aquellos modelos o patrones de conducta que definen cómo deben ser, actuar, pensar y sentir las mujeres y los hombres en una sociedad; representan un conjunto de atributos o características que se les asignan.

Asimismo, son las creencias y atribuciones preconcebidas sobre cómo deberían ser y comportarse las personas, de tal manera que, a cada género, se le reconoce un determinado comportamiento, una forma de ser, una apariencia o vestimenta definida.

Los estereotipos  pueden ser negativos, positivos o neutros; en todos los casos, marcan el papel y las habilidades tanto de las mujeres como de los hombres  desde que nacen,  originado,  muchas veces,  situaciones de desigualdad y discriminación.

Los estereotipos de género tienen su origen en: Familia, contexto social y medios de comunicación.

El entorno familiar es el primer sitio donde se aprenden los roles de género. Niñas y niños aprenden en casa através de las enseñanzas de sus padres cómo deben comportarse. En diversas ocasiones los niños y niñas, son valorados, castigados o premiados si presentan conductas de acuerdo a lo esperado de ellos. La familia sigue transmitiendo estos estereotipos por tradición y son aún considerados, por la mayoría, como naturales y obvios.

La sociedad dicta un rol de cómo hay que comportarnos de acuerdo con el sexo que tenemos al nacer. En otras palabras, la sociedad establece lo que se espera de nosotros como mujeres u hombres. Esto se hace notar de diversas maneras, desde las distinciones de la ropa (de color rosa para niñas y azul para los niños), hasta las expresiones que escuchamos a lo largo de nuestras vidas. Tradicionalmente, hombres y mujeres aceptan estos estereotipos de género como una forma de encajar con el resto del orden social.

Los medios de comunicación, tanto tradicionales como digitales, juegan un papel muy importante en la creación de la imagen femenina y masculina estereotipada; dictan modelos y comportamientos a imitar que son una vía eficaz para preservar la idea de desigualdad entre hombres y mujeres.

Los mensajes que emiten a diario los medios de comunicación, incluida la publicidad, simplifican la realidad y encasillan a las personas sin permitir que se descubra un modelo de sociedad más igualitaria.

Estereotipos y prejuicios

 ¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio». Albert Einstein (1879 – 1955) 

Un prejuicio es un juicio u opinión, generalmente negativo, que se forma sin motivo y sin el conocimiento necesario. Supone una actitud negativa y hostil hacia una persona que identificamos como perteneciente a un grupo, por el simple hecho de pertenecer a ese grupo. 

Es el pensamiento y actitud, que una persona o un individuo tienen ante otra persona o grupo de personas a los que considera ajenos a su grupo de referencia, entendido el grupo como una región, nación, religión, cultura, clase social, orientación sexual, profesión, etc. 

Diferencia entre prejuicio – Estereotipo

  A diferencia del prejuicio un estereotipo se trata de un conjunto de ideas que se suelen atribuir a grupos de personas. El prejuicio es una valoración sin experiencia directa o real, generalmente negativa. También implica una emoción de carácter negativo sobre un grupo o persona. Es individual, es decir, propio de una persona. Por ejemplo: enjuiciar a cualquier persona sin conocerla. «Esta persona no me inspira confianza porque viste muy raro”. El estereotipo es una imagen mental muy simplificada. 

No se puede estereotipar a una persona, ya que se trata de una imagen compartida por una colectividad. Es la concreción del prejuicio. Por ejemplo: “Los Cholos (todos, generalizando) son unos ladrones”. 

Los Prejuicios y Estereotipos condicionan la convivencia social

 Los prejuicios y los estereotipos pueden influir de manera negativa en las relaciones entre grupos sociales y dificultar su convivencia, son la base de la base de actitudes discriminatorias y pueden tener graves consecuencias en la convivencia hasta convertirse en un absurdo móvil para emplear la violencia y la agresión hacia otros seres humanos.

 El estereotipo y el prejuicio, como una predisposición personal, se traducen en conductas negativos hacia una persona o grupo de personas. Dichos comportamientos (reales y observables) son llamados discriminación. La discriminación conlleva maltratar o limitar posibilidades a personas, por tener características especiales que definen su pertenencia a un grupo.

 La discriminación refuerza el prejuicio. Asimismo, el prejuicio suele crear y sustentar la discriminación. Las actitudes negativas hacia otros grupos sociales, tienen múltiples consecuencias en la vida de las personas, tanto de las víctimas como de los victimarios.

Una de las principales consecuencias es la discriminación anteriormente mencionada. Para las personas discriminadas, actitudes de este tipo generan exclusión y aumentan las brechas sociales de los grupos humanos. Las personas discriminadas por ejemplo suelen tener menos acceso a servicios sociales, oportunidades educativas o de promoción profesional. 

Desde el punto de vista moral son una injusticia hacia las personas y grupos víctimas del prejuicio pues se basan, como sabemos, en conocimientos insuficientes. 

En cuanto a los sujetos que tienen los prejuicios, influyen en la manera de percibir la realidad, en la forma de aprender, en el tipo información que se retiene, etc. Todo ello tiene como consecuencia una limitación en las relaciones sociales, crean una cerrazón hacia determinados conocimientos de las características del grupo discriminados, generan actitudes de rechazo hacia las personas que integran los grupos discriminados; los prejuicios pueden incluso llegar a generar violencia hacia a las personas pertenecientes a un grupo, y a su vez encuentros violentos entre grupos. 

Las personas con menos prejuicios tienen más facilidad para relacionarse con personas distintas y tener vínculos “más sanos” con otros/as, ya que esto permite tener buenas relaciones independientemente de las características de los demás, favoreciendo un disfrute mayor de las diferencias en términos de creencias y valores, incluso en relación a temas difíciles como la religión o la política

Fuente. http://www.leioa.net/vive_doc/prejuicios-y-estereotipos-es.pdf

https://www.todamateria.com/estereotipo/

Olga Lidia Coronado Ramírez

Olga Lidia Coronado Ramírez

Originaria de Benito Juárez Sonora, curse mis estudios profesionales en Universidad de Sonora Campus Hermosillo obteniendo mi Licenciatura en Psicología Organizacional, La dinámica laboral me leva a realizar las especialidades en consejería familiar, manejo de la salud integral del adolescente, así como en arte terapia como herramienta terapéutica. Combinando mi labor como terapeuta y docente por los últimos 16 años.

Deja un comentario