Estructura interna de la Tierra

81 0

Para entender la mayoría de los hechos y fenómenos que ocurren en la superficie terrestre de la Tierra. Es necesario comenzar por conocer la estructura interna de la geósfera, es decir la parte solido de nuestro planeta, ya que procesos como la formación de relieve, la actividad volcánica, la sismicidad, etc. son producto de la dinámica de las capas internas que la conforman.

La Tierra se formó hace unos 4,600 millones de años. En su inicio, el planeta era una enorme masa conformada por materiales de distintas densidades; con el paso del tiempo (miles de años), el movimiento de rotación, junto con la fuerza de gravedad terrestre, actuaron sobre la conglomeración heterogénea y la ordenaron en varias capas concéntricas, donde los materiales más ligeros, como el silicio, el potasio, el sodio, el aluminio y el calcio, se dispusieron en la superficie y los más pesados como el hierro y el níquel, quedaron en el interior.

Con base al conocimiento que se tiene del comportamiento de las ondas sísmicas, se utilizan aparatos que detectan las longitudes y velocidades de onda de diferentes profundidades. De esta manera, la variación en la velocidad y la longitud de las ondas sísmicas indica cambios en la composición de la estructura interna de la Tierra. Gracias a estos conocimientos, ahora sabemos que el interior del planeta está constituido por tres capas principales: núcleo, manto y corteza terrestre.

Imagen 1. Representación básica de la estructura interna de la Tierra.

1. Núcleo

Se encuentra en el centro de la Tierra y tiene un espesor de 3,470 km; Es la capa más densa del planeta y está compuesto principalmente por níquel y fierro (nife), además de cobalto. Su temperatura oscila entre los 3,000 °C y los 5,500 °C y su presión es de alrededor de 4 millones de veces que la presión atmosférica, lo cual hace que el níquel y el hierro se compacten como sólidos.

Las ondas sísmicas que lo han atravesado indican que esta capa está dividida a su vez en dos sub capas:

  • Núcleo interno: Está en estado sólido y con 1,370 km de espesor. Formado en su mayor parte por hierro.
  • Núcleo externo: Está en estado semilíquido y viscoso con un espesor de 2,100 km. Puede ser una alteración metálica de las capas inferiores del manto, que probablemente permanezcan en estado semilíquido.

Entre estos dos núcleos se encuentra una zona de transición de cerca de 150 km de espesor conocida como discontinuidad de Gutenberg. Según las últimas investigaciones, se deduce que las variaciones de las corrientes de hierro fundido que existen en el núcleo exterior general el campo magnético de la Tierra.

Imagen 2. Modelo estático y dinámico sobre la estructura interna de la Tierra.

2. Manto

Se sitúa entre la discontinuidad de Gutenberg y la de Mohorovicic. Esta segunda capa tiene un espesor de 2,900 km de profundidad; además consta de dos estratos:

  • Manto superior: Llamada también astenósfera, tiene una consistencia plástica o viscosa con temperatura y densidad variable; por esto, el material que contiene realiza movimientos convectivos; de ascenso y descenso que originan el movimiento de las placas tectónicas, el plegamiento de montañas, así como fracturas o fallas sobre la corteza terrestre. En esta capa también se encuentran depósitos de magma, de donde procede la lava de los volcanes.
  • Manto inferior: Denominado también mesósfera, está formado por peridotita, que es una roca pesada, compuesta fundamentalmente por silicatos de magnesio y hierro. En la mesósfera, a medida que aumenta la profundidad crece la cantidad de hierro.
Imagen 3. Esquema de movimiento de convección por diferencia de temperatura y densidad del material.

3. Corteza terrestre

Es la capa superficial que está en contacto con la atmósfera y que limita con el manto mediante la discontinuidad de Mohorovicic.

Sobre esta última capa, el ser humano habita y realiza todas sus actividades, tanto de explotación como de aprovechamiento de los recursos naturales. La corteza terrestre comprende dos capas.

  • Corteza oceánica: Constituye la parte inferior de la corteza terrestre. Aquí predominan el silicio y el magnesio; y aunque también se encuentra el hierro en menores cantidades, son los primeros que integran esta capa que sostiene los océanos.
  • Corteza continental: Formada por silicio y aluminio. Como son minerales menos pesados, forman la capa superior de la corteza terrestre. Esta capa constituye los continentes.
Imagen 4. Representación sobre la corteza continental y corteza oceánica.
Imagen 5. Corte transversal del planeta describiendo: Capas, estado de agregación, profundidad, densidad, temperatura y presión.

Bibliografía:

  • DOMÍNGUEZ, G. RAFAEL, GABRIELA, E. NYDIA & GRIJALVA, D. LUZ, M. (2018). “Geografía” (Módulo de aprendizaje), Copyright© 2011 por Colegio de Bachilleres del Estado de Sonora. Tercera edición.
  • ESCOBAR, M. ALICIA (2019). “Geografía”, Editorial: MCGRAW-HILL Interamericana Editores S.A. de C.V. Número de páginas: 206

También te puede interesar:

Enlace: https://elababolazul.wordpress.com/2014/02/09/la-estructura-interna-de-la-tierra/

Kendor Emmanuel O´Shelly Parada

Kendor Emmanuel O´Shelly Parada

Ingeniero en Geociencias, Docente