TEXTOS FUNCIONALES

216 0

El adjetivo “funcional” indica que algo tiene la cualidad de ser usado de manera cómoda, útil y fácil, por lo tanto, un texto funcional se caracteriza por ser práctico, atractivo y útil.

Dentro de los textos funcionales tenemos los instructivos, reglamentos, manuales, recetarios de cocina y los anuncios publicitarios.

Este tipo de texto está dirigido al receptor o destinatario, se utiliza la función apelativa por medio de órdenes, ruegos, mandatos y preguntas. Otra característica es que en los enunciados se usa el modo imperativo y los verbos van en infinitivo.

También hay textos de índole científica y tecnológica cuya intención es informar y se caracterizan porque los mensajes se redactan de manera objetiva, es decir, no permiten que se malinterpreten los vocablos. Entre éstos tenemos la receta médica, el manual de funcionamiento de un aparato electrodoméstico o el reporte de una práctica de laboratorio. Se caracterizan porque incorporan datos, circunstancias y hechos que acompañan el proceso para la realización del producto final que proponen. Es aquí donde encontramos la función referencial. Otros textos funcionales son los periódicos, que por el momento los dejaremos descansar, puesto que, los veremos y estudiaremos más adelante.

Función referencial y función apelativa

La comunicación se presenta bajo diferentes modalidades, es decir, no siempre se presenta la misma interacción entre el emisor y el receptor, sino en función de la expresión de uno y la reacción o efecto del otro, al recibir el mensaje. En ocasiones se pretende ofrecer información o expresar sentimientos; otras veces, se busca que quien escucha haga algo concreto, y otras tantas, se pretende mostrar una visión sobre una determinada realidad.

La intención comunicativa se determina por alguna de las seis funciones del lenguaje que predominan en un texto, las cuales se establecen tomando en cuenta el factor de comunicación en el que se centra el mensaje, y son: la expresiva, la poética, la metalingüística, la fática, la referencial y la apelativa. En los textos funcionales destacan las funciones referenciales y la apelativa.

Función referencial. Se produce cuando de manera clara, directa y sencilla se informa de una realidad. Ejemplo: El 19 de septiembre de 1985 ocurrió un gran terremoto en México. La función referencial se utiliza en los textos argumentativos y expositivos que informan y difunden conocimientos sobre un tema, pueden ser científicos o técnicos.

Función apelativa. Si el mensaje pretende que el receptor se comporte de cierta manera, el elemento que resalta es el receptor. Así se origina la función apelativa, también llamada conativa. Ejemplo: Por favor, abre la puerta. ¿Vamos a nadar? No me hagas enojar. La función apelativa busca llamar la atención del lector, y se presenta en los textos que dan a conocer una instrucción, sugerencia o consejo. Utilizan los verbos en modo imperativo para dar órdenes, mandatos, ruegos o deseos. Invitan, sugieren, ordenan, ruegan, persuaden, convencen.