El Código: lingüísticos, paralingüísticos y extralingüísticos.

55 0

El ser humano ha creado muchos sistemas de signos, desde las señales de humo hasta las pinturas rupestres, desde una ceremonia o culto a las señales de tráfico. La actividad humana de la significación no se agota ni con la comunicación idiomática verbal ni con los diversos escritos (González, 2012). 

Por lo tanto, un código es un conjunto organizado de signos, regidos por reglas para la emisión y recepción de mensajes que constituyen verdaderos sistemas de comunicación. 

Tipos de Códigos

1. Códigos Lingüísticos  

Es el conjunto de unidades de toda lengua que se combina de acuerdo con ciertas normas y permite la elaboración de mensajes. Para que la comunicación sea posible el emisor y el receptor deben utilizar el mismo código. 

Los códigos lingüísticos presentan dos variantes: oral y escrito. 

a) Código lingüístico oral: es más efusivo o expresivo que el escrito, suele estar acompañado de elementos no lingüísticos como la mímica, la entonación, los gestos o movimientos corporales. No es tan rígido a las reglas normativas. Se transmite a través de las ondas sonoras, en el habla.

 b) Código lingüístico escrito: es menos expresivo, puede lograrse cierta expresividad a través del tipo de letra, tamaño y otros signos gráficos como los de interrogación, de exclamación, puntos suspensivos, etc. Exige respeto a las reglas normativas. La comunicación se logra con la transmisión a través de un soporte físico como el papel u otros soportes físicos o virtuales.

2.- Códigos no lingüísticos

Códigos paralingüísticos :Cuando nos comunicamos verbalmente empleamos un determinado tono y timbre de voz, un volumen más alto o más bajo, hablamos rápido o despacio, hacemos pausas, etc.

 Se trata de características que no pueden ser consideradas verbales, ya que dependen de circunstancias del emisor como son sus emociones o sus intenciones y que sustituyen por completo las palabras o en otros casos desmienten nuestro mensaje y que conforman el comportamiento paralingüístico.

 Auxiliares del lenguaje 

Tono de voz : es un factor que relaciona el sentimiento y la expresión que empleamos, esto es, lo que sentimos y lo que verbalizamos. Emplearlo bien es fundamental para transmitir a nuestro interlocutor exactamente aquello que queremos, ya que emplear un tono de voz inadecuado puede distorsionar el significado del mensaje que transmitimos. 

Distinguimos tres tonos al hablar: 

  • Descendente: transmite firmeza, determinación y confianza. 
  • Ascendente: expresa duda, indecisión o interrogación. 
  • Mixto: sugiere ironía y sarcasmo.

 Ritmo : es la sensación de dinamismo que se genera por la combinación de la velocidad del sonido y la extensión de las pausas. Para que nuestro mensaje sea entendible, debemos emplear un ritmo de entre 100 y 150 palabras por minuto. 

Por encima de las 200, se dice que una persona es taquilálica (habla muy deprisa y por tanto podemos tener problemas para comprenderla), mientras que por debajo de 100 es bradilálica (su ritmo es muy lento y puede aburrir). 

Volumen : es la percepción del sonido en el oído y se relaciona con la intensidad con la que hablamos. Lo empleamos para poner énfasis, regular e incluso alterar un proceso de comunicación. Generalmente, un volumen muy débil, suave o bajo nos indicará timidez, sumisión o tristeza. Por el contrario, un volumen alto o muy fuerte transmite autoridad, seguridad en uno mismo o dominio de una situación. 

Silencios : son pausas realizadas en la comunicación verbal. Hay ocasiones en que es necesario no decir cosas para poder expresar otras. Los silencios se pueden interpretar de forma positiva o de forma negativa. 

Timbre: es el registro que nos permite distinguir a una persona de forma inmediata. Por ejemplo, si conocemos el timbre de voz de alguna persona cercana a nosotros, en el momento en que la oigamos, aun sin verla, pensaremos «Por ahí viene (esa persona)». 

Podemos clasificar a los códigos paralingüísticos  en:

 a) kinésicos: son aquellos signos que apoyan al lenguaje oral producidos por la expresión facial, mirada, postura del cuerpo, gestos. 

Gestos: en los gestos se analizan los movimientos de la cara, las manos, los brazos y las piernas, la cabeza y el cuerpo en su conjunto. Los gestos transmiten información acerca de nuestro estado de ánimo o expresan una valoración sobre algo o acerca de alguien.  Por ejemplo, en nuestras relaciones diarias, hacemos muchos gestos con las cejas que expresan diversos tipos de emociones.

Dentro de las expresiones faciales tenemos a la sonrisa. Un gesto que expresamos mediante la boca que proporciona información acerca del estado anímico de la persona. Existen dos tipos de sonrisa:  

La sonrisa sencilla: es la que no se ven los dientes. En algunas ocasiones transmite inseguridad; y en otras, confianza. 

 La sonrisa superior: se ven los dientes. Transmite alegría. Se usa ante personas de confianza o si es extrovertido. 

Posturas: son comportamientos que suelen ser más estables que los gestos y pueden durar desde minutos hasta varias horas. A la hora de estudiarlas, se analizan las formas de estar de pie, cómo nos sentamos e, incluso, nuestra forma de caminar. 

Suelen comunicar intensidades emocionales o expresar cuál es nuestro estado afectivo en un momento determinado. 

Miradas: con las miradas hacemos notar nuestra presencia respecto a los demás. Por ello se suele hablar de conducta ocular. A través de los ojos transmitimos cuál es nuestro estado emocional o las intenciones que tenemos. Por ejemplo: mantener la mirada fija y sostenida es una señal de amenaza para el otro interlocutor.

 Se pueden distinguir tres clases de miradas. 

 Mirada laboral: se dan en ambientes de trabajo. En ellas, debemos procurar que nuestra mirada no caiga por debajo del nivel de los ojos de nuestro interlocutor. 

 Mirada social: nuestra mirada cae por debajo de los ojos de nuestro interlocutor.  

Mirada íntima: los ojos del emisor recorren de arriba abajo el cuerpo del interlocutor. 

b) Proxémicos: son los códigos que demuestran el espacio que rodea a las personas en su comunicación con los demás. Se refiere a los significados que surgen de la distancia entre las personas. 

Las zonas que marcan la distancia a la que consentimos que esté una persona, según nuestro grado de intimidad y consonancia con ella, son las siguientes: 

 Distancia íntima (hasta 45 cm). Es la distancia para la conversación íntima. Con la excepción de algunos desconocidos especiales, como médicos o dentistas, que tienen nuestro permiso para invadirlo, este espacio queda reservado para familiares o amigos íntimos

Distancia personal (de 45 a 120 cm). Es la que se mantiene con personas conocidas, es decir, en encuentros personales pero no íntimos: conversaciones entre compañeros de trabajo, vecinos, etc. Entre 45 y 75 cm es la distancia que posee la burbuja personal de un individuo de la cultura occidental, pero en culturas como la oriental o la escandinava, la distancia personal aumenta hasta, aproximadamente, los 120 cm.  Cuando alguien invade esta zona, procuramos separarnos inconscientemente, para mantener la distancia de seguridad.  

Distancia social (de 120 a 360 cm). El contacto físico en esta zona es casi imposible, por eso es la que se utiliza para conversaciones formales, encuentros impersonales o con desconocidos. Así, es la que se mantiene entre jefes y empleados.  

Distancia pública (más de 360 cm). Es la que se emplea para los discursos o conferencias y reuniones, ya que confiere prestigio y autoridad. Se puede observar en la distancia que hay entre el presidente y los accionistas en las juntas generales de los bancos y grandes empresas.

 Códigos extralingüísticos 

Es el conjunto organizado de signos, los cuales mantienen autonomía funcional con respecto al lenguaje; a pesar de que se emplean combinatoriamente con los signos lingüísticos. No tienen relación con el lenguaje verbal. 

Son muchos y se dan en la vida social, profesional, laboral, administrativa, familiar, cultural y artística. 

Científicos. Pretenden apoyar la función del lenguaje natural orientada a la búsqueda del conocimiento en las diversas áreas del saber humano. Por tal razón, estos códigos buscan defender la función representativa del lenguaje sustituyendo la información referencial conceptual y lógica de los influjos de los aspectos subjetivos y de la interacción ideológica y socio-cultural. 

Ejemplo: En matemática: (a+b) = xa+xb En química. Ag (plata), H2O En lógica: 

Sociales: son signos de identidad personal, social, civil y de nacionalidad; de cortesía, hábitos sociales, rituales, moda, juegos, etc. 

Estéticos: elementos mediante los cuales se manifiesta la creatividad y la expresividad a través de 

el tiempo. Ejemplo música, pintura, literatura.

Olga Lidia Coronado Ramírez

Olga Lidia Coronado Ramírez

Originaria de Benito Juárez Sonora, curse mis estudios profesionales en Universidad de Sonora Campus Hermosillo obteniendo mi Licenciatura en Psicología Organizacional, La dinámica laboral me leva a realizar las especialidades en consejería familiar, manejo de la salud integral del adolescente, así como en arte terapia como herramienta terapéutica. Combinando mi labor como terapeuta y docente por los últimos 16 años.