Tipos de investigación

29 0

¿Cuáles son los tipos de investigación?

Una investigación es un procedimiento metódico, objetivo y comprobable de adquisición de nuevos conocimientos, o de aplicación de dichos conocimientos a la solución de problemas específicos. Se trata de una de las actividades humanas fundamentales, que nuestra especie ha estado ejerciendo a su manera desde los albores de la civilización. Nos ha permitido no sólo comprender mejor el funcionamiento del mundo a nuestro alrededor, sino también modificarlo a nuestro antojo para hacernos la vida mucho más sencilla, cómoda y duradera.

La investigación es una actividad muy diversa, que puede comprenderse y llevarse a cabo desde múltiples perspectivas, atendiendo a diferentes aspectos de la misma. Está presente en todos los campos profesionales y del saber, científicos o no. Los diferentes tipos de investigación pueden involucrar tanto los sentidos y las experiencias humanas, como los saberes teóricos, la lógica, los lenguajes formales y la metodología (especialmente en el caso del método científico).

Por ende, existen tantos tipos de investigación como enfoques específicos sobre el proceso de la investigación, es decir, que para clasificar la investigación debemos atender aspectos distintos de la misma, como veremos a continuación.

Según el objeto de estudio y tipos de investigación, como las Investigaciones astrofísicas pueden no tener una aplicación inmediata. Dependiendo del propósito de la investigación, podremos distinguir entre:

Investigación básica. También conocida como investigación pura o fundamental, se propone incrementar los conocimientos teóricos disponibles en una materia, sin interesarse demasiado respecto a la utilidad de dichos conocimientos. Por ende, es de tipo formal y persigue la formulación de leyes y teorías, cuando no de interpretaciones. Un ejemplo de ello es la investigación filosófica, o ciertas ciencias teóricas que no tienen directa aplicación a nuestras vidas por ahora, como la astrofísica.

Investigación aplicada. Por el contrario, este tipo de investigación se centra en la utilización de los conocimientos y saberes para la resolución práctica de problemas, o sea, para aplicarlos al mundo cotidiano de la humanidad. Por ejemplo, la investigación médica con fines de curar enfermedades, o la investigación sociológica que persigue comprender y solucionar un problema político.

Según la metodología: Esta clasificación distingue las investigaciones según los mecanismos que empleen para obtener y procesar la información.

Investigación teórica. Sería el equivalente a una investigación “explicativa”, o sea, que averigua el porqué de las cosas y que intenta hallar razones, interpretaciones, argumentos y comprobaciones para las cosas que estudia. Es el caso, por ejemplo, de la investigación de los orígenes de la vida, mediante el ADN mitocondrial de las células de distintas especies.

Investigación descriptiva. También llamada investigación estadística, es aquella que intenta comprender la realidad aplicando un lenguaje formal para levantar información, o sea, registrando el mundo mediante herramientas conceptuales, sin necesariamente obtener respuestas al porqué de las cosas, sino estudiar la proporción en la que se dan. Es lo que ocurre, por ejemplo, con los estudios de mercadotecnia, con los sondeos electorales o con los estudios de salud pública.

Investigación analítica. Se trata de una investigación que parte de ciertas hipótesis y busca comprobarlas o refutarlas, mediante la aplicación de los conocimientos teóricos a casos tipo o a escenarios experimentales controlados, para así poder establecer la relación entre un conjunto de variables y un conjunto de resultados. Se trata de una profundización de la investigación descriptiva. Es el caso de las investigaciones experimentales con sujetos de prueba, como las pruebas de vacunas o los tests farmacológicos.

Investigación exploratoria. Aquella que aspira solamente a captar una imagen muy general del problema y servir de base para futuras y más complejas exploraciones, o bien para la formulación de una hipótesis científica que abra nuevos campos experimentales. Por ejemplo, son de este tipo las investigaciones sobre nuevos materiales o la exploración de los planetas distantes.

Según sus fuentes de información y al tipo de instrumentos o recursos que emplea una investigación se pueden diferenciar entre:

Investigación documental. Aquella que emplea libros, documentos y otras fuentes documentales (escritas, audiovisuales, sonoras, etc.) como fuente de saberes. Es el caso de las monografías sobre temas históricos, por ejemplo.

Investigación experimental. Aquellas que se proponen replicar en un ambiente controlado algún tipo de fenómeno que se da en la naturaleza, para poder comprender el modo en que ocurre y los factores que intervienen en él, obteniendo resultados predecibles o medibles. Es el caso de los estudios de laboratorio para desarrollar nuevos fármacos con los que combatir enfermedades incurables.

Investigación de campo. Aquellas que “salen” al mundo real y proceden allí a realizar sus investigaciones, involucrando al observador directamente en la realidad estudiada. Emplean encuestas, sondeos y ese tipo de herramientas. Es lo que ocurre con los estudios antropológicos, estadísticos o las exploraciones de intención de voto.

Iris Cristal Torrecillas Arredondo

Iris Cristal Torrecillas Arredondo

Licenciada en Educación con Posgrado en Desarrollo e Integración Infantil. Y docente en Preparatoria Municipal ¨Omar Osvaldo Romo Covarrubias¨