ÉTICA I

16 0

RESPONSABILIDAD MORAL Y SUS DERIVADOS .

¿ QUE ES LA RESPONSABILIDAD?

 se refiere al valor que se encuentra en la conciencia de cada persona. Cuando se pone en práctica, se establece la capacidad de esta acción y la manera de enfrentarla de forma integral y positiva.

Una persona se puede caracterizar a través de su responsabilidad, ya que no solo tiene la virtud de saber tomar decisiones conscientemente, sino que también es capaz de asumir cualquier consecuencia por causa de sus decisiones.

Principios de la responsabilidad

Cumplir responsablemente en cualquier labor, puede regirse por cualquiera de los principios que se mencionarán a continuación:

  • Responder y reconocer las inquietudes propias y las de los demás.
  • Mejorar de forma ilimitada todo recurso propio del cargo que se tiene.
  • Reportar cualquier anormalidad que se presente de forma voluntaria e involuntaria.
  • Planificar diversas acciones en el tiempo referente a una determinada actividad.
  • Asumir con distinción las acciones, expresiones y sentimientos que se generan en las personas.
  • Originar principios y prácticas que produzcan, manejen y utilicen diferentes herramientas y materiales al cargo asignado.

Tipos de responsabilidad

La responsabilidad no se trata de solo cumplir con alguna obligación con alguien o con algo específico, también permite manifestar algunas acciones, donde se pueda responder claramente sobre cumplir o no sobre una obligación en donde la responsabilidad pueda recaer sobre sí mismo. Se trata de un valor humano, en donde cada acción que realiza una persona, pueda ser capaz de asumir los errores cometidos, al igual que cada uno de sus actos. Este valor se puede clasificar de la siguiente forma:

Responsabilidad social: Se basa en las obligaciones y características que posee cada persona que participe en una sociedad para poder ejecutar alguna labor específica, donde sus acciones sean las adecuadas y a su vez mantengan una responsabilidad de dichas acciones.

Responsabilidad civil: En este sentido es importante resaltar que, en este tipo de responsabilidad, se deben asumir los daños que hayan podido perjudicar a una persona, sin poder repararlos. Estos podrían ser a través de la adquisición de algún contrato que quede estipulado por la ley, logrando una denominación llamada extra – contractual.

Responsabilidad solidaria: Aquí se adquiere un compromiso interno en una empresa específica y de esa forma poder responder ante los actos y acciones que se generen dentro de la misma. En ese caso, se podrían atender todas las obligaciones de cada una de las personas que laboran dentro de la empresa.

Responsabilidad Limitada: En este tipo de responsabilidad se habla de una sociedad mercantil, en donde se manifiestan todas las obligaciones que se encuentren dentro del sistema laboral.

responsabilidad funcional: Se refiere al resultado que se presenta cuando se lleva una función pública o administrativa.

Responsabilidad contractual: Es la obligación que debe adquirir cada persona cuando desobedece lo que haya estipulado en un contrato que tenga validez

Responsabilidad penal: Se trata de un acto penal por ley, que debe realizar una persona a la que se le haya declarado culpable sobre un hecho que cometió.

Responsabilidad moral: Esta clasificación incide en la conciencia de las personas, ya que se manifiesta por medio de sus reacciones, que demuestran los remordimientos y arrepentimientos de sus acciones.

Responsabilidad extracontractual: Esta clasificación se genera por causa de un tercero.

Responsabilidad colectiva: Se muestra cuando se garantiza que una determinada obligación sea cumplida.

Responsabilidad jurídica: Se refiere a la obligación que tienen los magistrados o jueces, en caso de que surja una violación de ley o cuando se infringen las funciones que establece la ley. Dependiendo de la falta que se cometa se puede caracterizar como una responsabilidad penal o civil.

Responsabilidad del valor humano: Para referirse a este tipo de responsabilidad, se puede decir que es una característica positiva adoptada por las personas, al ser capaces de asumir un compromiso y a su vez accionar de la mejor manera ante una determinada situación, obedeciendo la ética y la moral.

¿De qué trata la responsabilidad social empresarial?

En el ámbito empresarial o corporativo, esta obligación puede llegar a alcanzar un alto valor que comprende la competitividad voluntaria y en diversas actividades, que ayuden a mejorar los aspectos económicos, sociales y ambientales.

El cumplimiento de estas acciones contribuye totalmente con la sociedad. Algunos ejemplos de este tipo de responsabilidad son:

  • La adopción de medidas que estén en contra de posibles modificaciones climáticas.
  • Prevenir la contaminación generada por los excesos de residuos, tratando de utilizar conscientemente los recursos naturales y energéticos.
  • Supervisar de forma continua y adecuada cualquier condición que se relacione con la salud y el sistema laboral de los trabajadores.
  • Facilitar objetos útiles a los ciudadanos.
  • Distribuir las ganancias de manera equitativa.
  • Trabajar y emplear medidas que estén en contra de la corrupción.
  • Implementar la colaboración y la sociedad dentro de las empresas.

Importancia del valor de la responsabilidad

Desde la infancia dentro del hogar y en la etapa escolar se aprenden y se ponen en práctica los valores, entre ellos la responsabilidad, para que a medida que pase el tiempo se pueda tener compromiso y cumplir con todas las obligaciones.

Sentir seguridad es una necesidad básica, por lo tanto, al compartir y contar con una persona responsable que genere confianza, se puede tener la tranquilidad de que todo saldrá bien. Por tal motivo, la responsabilidad es un valor muy importante que la sociedad debe practicar, ya que es sinónimo de confianza, seguridad y estabilidad.

Iris Cristal Torrecillas Arredondo

Iris Cristal Torrecillas Arredondo

Licenciada en Educación con Posgrado en Desarrollo e Integración Infantil. Y docente en Preparatoria Municipal ¨Omar Osvaldo Romo Covarrubias¨