LITERATURA II

39 0

FONDO Y FORMA EN LOS TEXTOS LITERARIOS.

Al analizar un texto literario, lo descomponemos en muchas partes, como si fuera una bicicleta, por ejemplo. Sacamos las ruedas, las cadenas, el sillín, el cuadro, el manillar, los frenos, los radios, la campanita, etc. Al descomponer un texto literario para analizar fondo y forma, dividimos provisionalmente el texto en esos dos grandes rubros. Fondo y forma nos llevarán a subdivisiones más específicas: tema predominante, argumento, estructura del relato, personajes, tiempo y espacio en el que se desarrolla la acción, idea central sobre la que bascula el argumento, etc.

Todos esos aspectos forman una unidad indivisible. Si leemos una novela no distinguimos unos elementos de otros, la vivimos como una realidad única, aunque podamos asignarle género, tema predominante, estilo, etc. Sin embargo, si queremos analizarla o debatirla o compartirla con otros… nuestra forma racional de ver el mundo, nos hará tender a aislar unos elementos de otros. No podemos desligar forma y fondo como si fueran aspectos heterogéneos de una realidad distinta, de la misma forma que la rueda y la cadena, así como el plano del trayecto, son indispensables para la bicicleta y el viaje, así que no podrían entenderse de manera aislada.

No obstante, circunstancialmente sí que podemos diferenciar en un primer momento fondo y forma de una narración. El fondo nos dirá de qué va la narración y la forma nos informará de cómo se ha escrito esa narración, dicho de manera simple. El contenido de una obra de ficción está asociado al tema que se trate: por ejemplo, un relato de una pasión entre un hombre y una mujer, y cómo esa pasión les lleva a autodestruirse mutuamente. Pero habrá mucho más que una sinopsis tan breve como la anterior.

Iris Cristal Torrecillas Arredondo

Iris Cristal Torrecillas Arredondo

Licenciada en Educación con Posgrado en Desarrollo e Integración Infantil. Y docente en Preparatoria Municipal ¨Omar Osvaldo Romo Covarrubias¨