TEXTOS PERSUASIVOS

64 0

Según  La Real Academia de la Lengua Española: define a la persuasión como:  “inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo”.

Del mismo modo, en otras webs encontramos definiciones similares. Todas ellas, haciendo hincapié en la acción de convencer a una tercera persona para que haga o no haga algo.

Características de los textos persuasivos

Si quiere construir un texto persuasivo debe tener claro que el objetivo principal es convencer. Por ello, debe estructurar su discurso en torno a unos argumentos sólidos. Si el razonamiento está bien argumentado, el receptor, además de informarse, se sentirá influido por el mensaje transmitido.

No obstante, tenga en cuenta que no se trata solo de influir en acciones, también puede servir para inducir a pensar de una determinada manera. Sea cual sea el motivo, debe cumplir las siguientes características para conseguir textos persuasivos:

  • Llamar la atención al comienzo: iniciar con una idea atractiva servirá para captar la atención de los lectores.
  • Originalidad: si quiere que se fijen en su texto debe ser distinto al resto.
  • Brevedad: como dice el dicho “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. El lector podrá recibir el mensaje de forma directa, lo que lo hará mucho más efectivo.
  • Incluir otros elementos visuales: nuestro texto puede estar enmarcado por una viñeta o una caricatura. Estos elementos aportarán mayor énfasis al mensaje.

La función apelativa o connotativa

Los textos persuasivos hacen uso de la función apelativa o connotativa. Las funciones del lenguaje, por tanto, son un mecanismo complejo que estructura la comunicación. Por ello, dependiendo de cual utilicemos, el mensaje puede variar.

En este caso, el lenguaje apelativo tiene como objetivo influir en las personas. Por ejemplo, incitarlas a que realicen una acción o que cambien su punto de vista sobre un tema.

Técnicamente, hablamos de la función apelativa cuando damos órdenes, pedimos algo o requerimos una acción-reacción. Por esta razón, es frecuente utilizar las oraciones imperativas.

En resumen, el emisor manda un mensaje y el receptor debe dar una respuesta. Por lo tanto, la persona que recibe el mensaje es el eje central de la comunicación. Si no realiza la interacción, el proceso perderá su sentido.

En los textos persuasivos pueden utilizarse las oraciones interrogativas y exhortativas. Asimismo, es habitual usar la segunda persona gramatical. Así como el vocativo.

Por otra parte, el lenguaje coloquial es el más empleado. Ya que permite incluir adjetivos valorativos y de opinión. Con el fin de influir en las opiniones y acciones.


Características internas de los textos persuasivos: emoción, argumentación y racionalidad

¿A quién quiere convencer? ¿Quiere vender un producto? ¿Transmitir una idea? ¿Quiere que le voten en las elecciones de su país?

Dependiendo de cuál sea la motivación de nuestros mensajes, las características de los textos persuasivos irán variando. Aunque la estructura está basada en los puntos anteriormente mencionados, es necesario adaptarse.

¿Cómo pueden utilizar los textos persuasivos las empresas?

Podemos enmarcar a las empresas dentro del ámbito publicitario. La comunicación corporativa debe trabajar para conseguir captar y fidelidad clientes para su negocio.

Pero para ello es necesario contar con una formación en el área de la comunicación, el marketing y la publicidad. De esta forma, los profesionales podrán implementar estrategias que se adapten al tipo de compañía, consumidor, mensaje…

Por esta razón, le proponemos que estudie con nosotros este Máster en Comunicación Corporativa. Pregúntenos sin compromiso y comience su camino profesional en este ámbito tan demandado.

Fuente: Universidad UNADE,COM