FUNCIONES DEL LENGUAJE

17 0

El lenguaje es el código más importante y preciso en la comunicación humana. Tiene su origen en la facultad exclusiva de los hombres para utilizar sonidos articulados (signos orales), sus representaciones gráficas (signos escritos en grafías) como medio de comunicación y las imágenes mentales de sonidos.

El emisor transforma su pensamiento en lenguaje, expresándolo por medio de signos que el receptor comprende cuando, a su vez, los transforma en pensamiento.

El lenguaje tiene las siguientes funciones que le dan sentido y valor:

Función apelativa o conativa: busca generar una reacción, una respuesta o la realización de una actividad por parte del receptor. Dicho de otra manera, el emisor intenta influir en el receptor para convencerlo de que piense o actúe de otra manera:

Por ejemplo: Juan, por favor, ve a traer un kilo de frijoles a la tienda, pero tápate porque esta lloviendo.

Función metalingüística: se presenta cuando la lengua se utiliza para hablar de sí misma. Puede decirse que cuando no se puede decodificar la información referida en un proceso comunicativo, utilizas la lengua para hablar de ella. Un ejemplo claro es cuando buscas en el diccionario una palabra que no conoces.

Por ejemplo: ¿Qué es bipolaridad? ¿Por qué el doctor que dijo que tenía amigdalitis?

Función fática: Se usa para que tanto el emisor como el receptor comprueben de vez en cuando, que canal de transmisión de la información funciona bien. Sirve para iniciar, finalizar, detener o comprobar si el receptor está comprendiendo el mensaje.

Por ejemplo: Francisco, ¿Sí me estás escuchando? Perdón, ¿Qué me dijiste hace un momento? De acuerdo, entonces así quedamos.

Función referencial o denotativa: el proceso comunicativo se centra en el proceso (es decir, el ambiente que se da en la comunicación). El proceso busca ante todo informar con objetividad sobre la realidad, sobre un referente: es decir, pone de manifiesto a las cosas como son, sin emitir juicio. Generalmente encontramos esta función en textos informativos y narrativos.

Por ejemplo: Hoy en las noticias comentaron que el sismo de ayer había tenido repercusiones en algunos edificios de la ciudad.

Función expresiva o emotiva: se centra en el emisor, ya que el mensaje que produce hace referencia a lo que siente, a su yo más íntimo. La manera de llevar a cabo esta función es a través de las interjecciones y oraciones exclamativas.

Por ejemplo: ¡Ay! ¡Qué triste me siento después de todo lo que pasó ayer!

Función poética: en la función, en el acto de comunicarnos se centra en la estructura lingüística del mensaje, es decir en la forma en cómo decidimos las cosas, buscando producir un efecto en el destinatario (goce, emoción etc.). Por ello encontramos esta función en la poesía, las canciones y los cuentos, entre otros.

Por ejemplo: Sin embargo, todavía dudo de esta buena suerte, porque el cielo de tenerte me parece fantasía. – Benedetti, M.

Mauro Adán

Mauro Adán

Licenciado en Comunicación e Imagen Pública, con diplomado en Proyectos de Investigación Profesional, docente de la Preparatoria Municipal Omar Osvaldo Romo Covarrubias.