LITERATURA I

26 0

Qué es la narración

Una narración es una sucesión secuencial de eventos o acciones, realizadas por personajes reales o imaginarios, en un lugar determinado y durante una cantidad de tiempo determinada, contada por alguien de una manera específica. Es decir, de cierta forma una narración es equivalente a un relato, una historia o un cuento, aunque no sean del todo sinónimos. Las narraciones son consustanciales al ser humano, y las ha practicado desde los tiempos más antiguos hasta el presente, de modos formales (como en la literatura) o informales (como en el habla cotidiana). El imaginario religioso, nacional, familiar e incluso la memoria personal tienen forma de narración y se transmiten como tal.

Origen de la narración

Inicialmente, los relatos estaban cargados de contenido mítico y religioso. La narración es tan antigua como la humanidad misma. Suponemos que los primeros relatos surgieron al calor de las fogatas, cuando la tribu primitiva se reunía para comer y escuchar los relatos de la cacería, o los mitos de origen contados por los viejos sabios.

Eran relatos fundacionales que intentaban responder a las grandes preguntas de la humanidad: ¿qué hacemos aquí? ¿A dónde vamos? ¿De dónde venimos? Posteriormente, los relatos adquirieron un contenido épico-maravilloso. Servían para explicar y dar forma al sentido de pertenencia de las naciones, considerándolas descendientes de héroes míticos y de grandes acciones, o resultado de guerras apoteósicas que no se sabe si ocurrieron en realidad.

Tipos de narración

Las narraciones pueden ser de distinto tipo, dependiendo de su contenido y de sus intenciones. Una posible clasificación es la siguiente:

  • Narración oral. Aquella que se lleva a cabo a través del lenguaje hablado y que está marcada por el modo de habla del individuo, por la cotidianidad, etc. Es necesariamente presencial (a menos que se registre en grabación) y efímera, pues el sonido de la voz desaparece.
  • Narración escrita. Aquella que es anotada mediante algún tipo de lenguaje reconocible y que puede ser leída mucho después de su escritura, generalmente en ausencia de su autor. Son duraderas en el tiempo y para ello requieren de un soporte físico. Pueden ser, a su vez:
  • Narración judicial. Aquellas que se hacen con fines de atestiguar un hecho, prestar un juramento o dar fe de algo frente a una institución legal o jurídica.
  • Narración periodística. Aquellas de tipo no ficcional que aparecen en la prensa y en los medios de comunicación, dispuestas según los métodos estilísticos de la literatura, pero sin fines estéticos ni de entretenimiento, sino informativos y objetivos.
  • Narración literaria. Aquellas que se emprenden con un fin estético o de entretenimiento, y que componen el contenido de la literatura. Emplean mecanismos y estrategias estilísticas que le brindan fuerza o belleza al relato.

Otra forma de clasificar las narraciones depende de la veracidad de los eventos relatados, pudiendo así hablarse de una narración objetiva o una narración subjetiva.

Elementos de la narración

  • Narrador. La voz y el punto de vista desde donde se cuenta la historia, y que puede estar o no involucrado en los eventos que narra.
  • Personajes. Aquellos actores involucrados directa o indirectamente en el relato contado, ocupando distintos roles en él: protagonista (en quien se centra el relato), antagonista (quien se opone al protagonista), acompañante (quienes acompañan al protagonista); y en distintos niveles de importancia: personajes principales (aquellos sin los cuales no habría relato) y personajes secundarios (personajes accidentales o de acompañamiento).
  • Lugar. Todo relato ocurre en un sitio, ya sea real o imaginario, y los eventos pueden tener mayor o menor nivel de interacción con el escenario en donde ocurren.
  • Tiempo. Todo relato involucra una cantidad de tiempo de duración total del relato (tiempo de la narración), así como una cantidad de tiempo transcurrida entre los eventos que narra (tiempo del relato).
  • Trama. El contenido mismo del relato, o sea, la cantidad de acciones que acontecen y que movilizan el relato hacia su resolución y desenlace.

Estructura de una narración

Narrar significa contar una serie de eventos de un modo ordenado, lógico y secuencial, que construya una unidad total cuando se acerque a su fin, y que tenga sentido de la causalidad y de la verosimilitud, o sea, que sea creíble y tenga sentido. En ese sentido, su estructura involucra tradicionalmente tres partes:

  • Inicio o presentación. También llamado situación de balance o situación inicial, es punto de comienzo del relato, en el que se nos presentan a los personajes y se nos detalla su situación al dar comienzo a la trama.
  • Medio o complicación. Los personajes son conducidos a una o varias situaciones de complejidad, que amenaza con la satisfacción o insatisfacción de sus deseos, y que replantea los esquemas iniciales en que cada personaje se hallaba.
  • Final o desenlace. Parte final en que los conflictos se resuelven de una manera u otra, para bien o para mal de los personajes, y éstos se encuentran en una nueva situación de balance.
  • Tipos de narrador
  • La elección de un narrador a menudo determina muchas cosas de un relato. En principio, hay dos consideraciones distintas que hacer respecto al narrador:
  • Persona narrativa. Se refiere a la elección gramatical de la voz del narrador, es decir, si hablará en primera persona (“yo”, “nosotros”) o en tercera persona (“él/ella”, “ellos/ellas”).
  • Punto de vista. Se refiere al punto de enunciación del narrador respecto a lo que cuenta, pudiendo ser:
  • Protagonista. Narra los sucesos que le ocurrieron a él, desde su propio punto de vista.
  • Testigo. Cuenta los sucesos que le ocurrieron a un tercero, pudiendo ser él mismo parte de la historia o no.
  • Omnisciente. Cuenta los eventos desde el punto de vista de Dios: lo sabe todo, incluso lo que piensan los personajes, y puede contar todos los ángulos de la trama porque lo sabe todo.

Las descripciones son pausas breves en la narración que brindan detalles e información.

Un diálogo es el instante en que el relato reproduce para sus lectores o espectadores una conversación entre dos o más personajes, apuntando lo que dijo cada quién. Por otro lado, las descripciones son pausas breves en la narración que brindan detalles e información sobre cómo lucen los personajes, las cosas o el mundo que los rodea.

Importancia de la narración

La narración es un acto fundamentalmente humano. Se dice que junto al descubrimiento del fuego, el enterramiento de los muertos y el tabú del incesto, la aparición de la narración es un elemento fundamental para el surgimiento de la civilización humana. De hecho, desde los tiempos ancestrales hasta hoy seguimos narrando en muchos de los ámbitos de nuestra vida.

Iris Cristal Torrecillas Arredondo

Iris Cristal Torrecillas Arredondo

Licenciada en Educación con Posgrado en Desarrollo e Integración Infantil. Y docente en Preparatoria Municipal ¨Omar Osvaldo Romo Covarrubias¨