LEYES DEL DISEÑO GRAFICO

47 0

Leyes de la composición

  1. 1. La función de una composición debe resolverse en la unidad, es decir, en la armonía entre contenido y forma.
  2. 2. Un elemento se distingue del resto por su singularidad, por ser especifica. Un objeto puede contrastar con otros por color, forma, tamaño, cualidades intrínsecas del propio objeto. Esta característica parece ser una constante esencial de orden compositivo general. El principio del contraste va ligada a la ley del resalte y de la subordinación, del ritmo y del equilibrio
  3. 3. La ley del resalte exige, pues, que en cada composición haya un elemento dominante, según el significado y la finalidad de la misma composición. Establece en cada composición un punto principal de atracción significa obrar con lógica para obtener la unidad requerida.

LEY DE LA UNIDAD O DEL ORDEN ESTÉTICO

La función de una composición debe resolverse en la unidad, es decir, en una armonía viva y total entre lenguaje y signo, entre contenido y forma. Por consiguiente, la unidad en la composición es el fin último de toda la organización de las fuerzas, una unidad vital para el mismo fin: la unidad estética del producto, el arte.

UNIDAD, RITMO, REPETICIÓN Y MODULACIÓN EN EL DISEÑO GRÁFICO.

Componer se refiere a la disposición de elementos sobre un plano. Estos elementos son de naturaleza diversa: formas, textos, imágenes, texturas, colores. A través de la composición se relacionan dichos elementos con el objeto de construir y comunicar un mensaje. Henry Schaefer-Simmern hace un estudio sumamente interesante del papel que desempeña el desarrollo de la habilidad para organizar el material visual en la evolución de nuestra capacidad creadora. Pero el esquema diseñado debe poseer así mismo la cualidad de entidad orgánica, completa y auto contenida. Tal entidad

El factor unidad es el único fundamental en la organización del diseño. Para lograr un diseño efectivo, no sólo debemos unir las partes en una totalidad orgánica, sino que tenemos que hacerlo de manera que resulte interesante.

Cuando un conjunto de cuerpos organizados, relacionados entre sí, representan uno solo. Cada elemento sobre el plano ejerce fuerzas y tensiones, el conjunto de estos elementos y sus fuerzas – relacionados – se constituye en unidad. El valor de la unidad es superior a la simple suma de elementos.

La proximidad unifica los elementos de la composición.

IMPORTANTE

Cuando se ha logrado unidad sus elementos no pueden ser movidos, ni sustituidos por otros, ni mucho menos quitados, sin que la respuesta formal y funcional sufra alteraciones o desintegraciones. Significa que a través de la unidad el diseño o composición expresa una idea integradora, la cual es única. Esta idea debe prevalecer en la relación e interacción que desarrollen los diferentes elementos que forman parte de un todo. De esto se deduce que aunque todos los elementos que participan en una composición no son iguales deben ejercer reacciones reciprocas entre sí tratando de mantenerse siempre juntos y donde las características propia soportan en beneficio del todo.

LEY DE LA ARMONÍA:
Un diseño es armónico cuando hay un cierto equilibrio, una relación positiva entre líneas y masas. Una composición  diseño armonioso provocan sensación de unidad, de que todo fluye apropiadamente y que todo está en el lugar adecuado. La armonía de color es a menudo el factor clave del éxito de un diseño.

LEY DE LA VARIEDAD Y EL INTERÉS:
Esta ley consiste en el modo de escoger los elementos que componen la composición. Su presencia consiste en la necesidad de crear un interés que, a su vez, tiene su razón de ser en la misma variedad que provoca la novedad de la composición.LEY DEL RESALTE Y LA SUBORDINACIÓN:
La ley del resalte exige, pues, que en cada composición haya un elemento dominante, según el significado y la finalidad de la misma composición. Establece en cada composición un punto principal de atracción significa obrar con lógica para obtener la unidad requerida.

El concepto de ritmo suele ser asociado a la música o, más en general, a todo lo que tiene que ver con el sonido. Cuando nuestros oídos perciben una determinada secuencia de sonidos y puede distinguir la evolución y la sucesión de esos sonidos, identifica en automático un ritmo. Es lo que pasa con cualquier canción, donde suele ser el sonido de la batería lo que marca el tiempo y los pasos de la pieza, y no solo. El sonido metálico y repetitivo de una fábrica, por ejemplo, representan un ritmo continuo. Se dice que hace muchos años, en la ciudad de Sheffield, el ruido de fondo de las industrias siderúrgicas marcaba y acompañaba la vida cotidiana de la población residente. Pero el ritmo en diseño gráfico es igual de importante.

El ritmo, entonces, es lo que escande los tiempos de una manera más o menos regular y más o menos reconocible. Pero, si es verdad que, como decíamos antes,

el ritmo normalmente lo asociamos al concepto de sonido, todos los diseñadores gráficos y web saben muy bien que el ámbito visual también tiene su ritmo. Y por supuesto, conocerlo y saber leerlo puede contribuir a hacer más eficaces, orgánicos y racionales los trabajos que se realizan. ¿Qué es, entonces, el ritmo en ámbito gráfico? ¿Y como se puede reconocerlo y estructurarlo dentro de un trabajo? Intentaremos contestar a estas preguntas enseguida. ¿Listo? Empezamos.

El ritmo como elemento natural

Como hemos dicho en la introducción de este post, solemos asociar la palabra “ritmo” a un esquema sonoro: efectivamente el ritmo es el elemento esencial e imprescindible de cualquier producción musical (o casi, si consideramos la música contemporánea, peor eso es otro tema). Pero, el ritmo no es simplemente algo musical, sino una constante en nuestras vidas, aunque a menudo no nos damos

cuenta de eso. Basta pensar en las estructuras de las cosas que nos rodean: los pétalos de las flores, por ejemplo, o las hojas de un árbol, entre otros. Nuestra vida diaria es encuadrada en las 24 horas diarias, determinada por la sucesión de las estaciones, así como nuestro cuerpo, que se regla con los latidos cardíacos. Toda nuestra existencia, en suma, es determinada por ritmos constantes, que muy a menudo ni siquiera apreciamos.

Gilberto Quijada Quezada

Gilberto Quijada Quezada

Ing. Industrial , Docente